El hacker trabajaba en el departamento de seguridad informática de B Corp, la multinacional más poderosa del mundo…

También llevaba años formando parte de “Anonymous”, el grupo mundial de “piratas” informáticos. Un día le llegó información sobre la verdadera cara de la corporación y sus negocios sucios.

Entonces él decidió castigar la empresa. Pero alguien se enteró de sus planes y mandó a la seguridad de la empresa tras este Robin Hood moderno.

El chico desapareció, pero nos mandó una carta pidiendo que terminásemos su legado.

¿Nos vais a ayudar?  ¿Os atrevéis a entrar en “El escondite del hacker”?

Todo depende de vosotros…”

Teníamos muchas ganas de hacer esta sala porque nos habían hablado maravillas y que mejor que contar con la colaboración de Snake Rooms para realizarla. Desde aquí darles las gracias por confiar en nosotros para realizar esta experiencia, decir que nos compenetramos muy bien y nos lo pasamos genial. Ojalá coincidamos en un futuro en más salas.

La primera premisa que tenemos que cumplir es llegar al local con 20 minutos de antelación. Nos parecía curioso porque anteriormente ninguna sala nos había pedido llegar con tanto tiempo y teníamos muchas ganas de saber por qué.

En la puerta nos recibe el dueño de la sala y nos comenta que el grupo anterior ha llegado tarde y tenemos que esperar un poco, cosa que puede suceder y por cortesía hay que aceptar, no pasa nada. El tema está en que estuvimos esperando nuestros 20 minutos de antelación y 20 minutos más hasta que salió el grupo anterior. No sabemos realmente todavía por qué nos citaron con tanto tiempo si después la introducción fueron 5 minutos. Sin contar con que tuvimos que esperar 45 minutos hasta poder entrar a la sala.

Nos disponemos a entrar al local y nos sentamos en un sofá a la espera de que comience nuestro juego. La introducción es simple, nada de vídeo ni intervención actoral, una pequeña carta leída por uno de los Game Masters. Fue todo un poco raro a la par que surrealista, no sabíamos en qué momento hablaba en serio o estaba haciendo coñas.

Una vez dentro de la sala empieza nuestro juego, 60 minutos para realizar nuestra misión y escapar con vida de ese sitio.

La ambientación es acorde al escondite de una persona que no quiere ser descubierta, todo lo que veáis forma parte del juego, por lo que no es una decoración demasiado cargada ya que su finalidad no es decorar. También juegan un poco con los sonidos, pero sobre todo con la luz.

El sistema de pistas es una pantalla, donde también sale el tiempo, pero es original el sonido con el que te avisa de una nueva pista.

Vamos con lo que creemos que son los 2 puntos fuertes de esta sala, aunque están íntimamente relacionados entre sí:

Las pruebas. A parte de un par de llaves, todas las pruebas son tecnológicas y muchas de ellas están integradas en la sala totalmente. Son pruebas que no habíamos realizado en otra sala y nos sorprendieron mucho. Muchas de ellas son de esas pruebas en las que realizas una acción, pero tienes que estar muy atento a las consecuencias y observar todo muy bien para ver si algo ha cambiado.

La dificultad. Esta sala, bajo nuestro punto de vista, si por algo destaca es porque es un reto. Nosotros fuimos 6 personas y, aunque conseguimos el objetivo de nuestra misión, nos pillaron con las manos en el teclado y nos faltaron unos segundos para salir. La exigencia es máxima, no nos dejaron ni esos últimos segundos para escapar. Esta dificultad reside sobre todo a la hora de hacer las pruebas, es una dinámica de juego totalmente diferente a lo que habíamos jugado y no pensábamos que se pudieran hacer ciertas cosas. Existen dos niveles de dificultad, media 7.8/10 y alta 8.8/10. Nosotros elegimos la dificultad alta y se puede hacer.

Por esto, creemos que la ambientación e introducción juegan un papel muy secundario en esta sala, aunque pensamos que también es importante. Sin embargo, el punto fuerte sin duda de esta sala es la dificultad en la resolución de las pruebas.

Puedes consultar la posición de esta sala en nuestro Ranking.

El Escondite del Hacker

Dirección: C/ María de Guzmán 1, Madrid.

Web: http://escapeway.es

Personas: de 2 a 7.

Precio: 46,00€ – 106,00€