”Y… que empiece el juego. Despertaréis en los baños de una antigua fábrica. Vuestro objetivo: salir con vida de ese lugar antes de una hora. Un juego de ingenio e intuición, repleto de enigmas y pruebas macabras… Trabajar en equipo es la clave para sobrevivir a Jigsaw Escape Room.”

Esto es lo poquito que nos cuentan los compañeros de Horror Box sobre su sala JigSaw antes de reservar. Somos muy fans de Saw, íbamos con expectativas altas ya que nos habían hablado muy bien de este juego y todo hay que decirlo, Horror Box sabe explotarse y se vende muy bien.

Nos presentamos en la famosa puerta roja de Horror Box (rojas las paredes que rodean la puerta, no la puerta en sí) y ya se puede mascar la tensión, los nervios, la risa tonta y cuando se abre… el más absoluto silencio.

Nos recibe la Game Master y nos da los típicos consejos y directrices que hay que seguir dentro de una sala de escape: candados, los objetos marcados que se pueden tocar y los que no, etc. Seguir todas las indicaciones hasta el momento, es un consejo, sino la cosa se puede poner muy agresiva, que se puso.

Una vez dentro de la sala todo trasciende verdaderamente como en una película de Saw. Te encuentras en los baños de una antigua fábrica, todo muy bien logrado, muy conseguido y ambientado. También podemos ver guiños a la saga a lo largo del recorrido del juego y eso nos gustó mucho.

Las pruebas son muy curiosas, acordes a la ubicación en la que te encuentras y al juego que estás realizando. Muchas de ellas no las habíamos hecho nunca, son muy originales. Nosotros no le vimos una gran dificultad hasta que llegas a una de ellas.

Esta prueba nos frustró bastante, teníamos tiempo de sobra y aunque dicen que 4 ojos ven más que 2, nosotros éramos 8 ojos más alguna que otra gafa y, para nosotros, fue imposible verla. De hecho cuando fuimos a hacerla flipamos, pero no pudimos resolverla, no porque no supiéramos sino porque nos vimos sin capacidad para hacerla.

Nos gustó mucho como Horror Box creó este juego y la dinámica que siguen sus pruebas, muchas de ellas incluso te dejan con la boca abierta y más aún si eres fan de las películas de Saw, incluso tiene algunos momentos de infarto.

Teníamos las expectativas muy altas, a lo mejor es cierto que demasiado y sabemos que no debemos crearlas antes de entrar a las salas. A nosotros nos faltó algo más tenebroso y, aunque hay algunas pruebas muy originales y curradas, esa de la que hablamos anteriormente nos chafó un poco porque lo teníamos todo para salir y finalmente no pudimos.

En definitiva, es una salaza. A los amantes de Saw les decimos desde aquí que la tienen que hacer sí o sí porque tanto ambientación, como dinámica de juego es muy acorde, aunque a nosotros nos faltó algún que otro pequeño guiño.

A los que todavía no habéis visto Saw os animamos a que las disfrutéis, cuando acabéis os pasáis por Horror Box y que empiece el juego.

Puedes consultar la posición de esta sala en nuestro Ranking.

Dirección: Calle Industria, 268 Barcelona

Web: http://www.horrorbox.es

Personas: de 2 a 8.

Precio: 72,00€ – 150,00€