”Os consideráis buenos detectives ?

Es el momento de demostrarlo. En vuestra ciudad  ha habido una oleada de asesinatos. Todo apunta a un conocido asesino en serie. Sois un equipo de detectives privados y habéis encontrado su guarida, pero cuidado, el puede estar vigilando. Jugad bien vuestras cartas o seréis sus próximas víctimas.

Tenéis una hora para resolver el misterio y salir hasta que el vuelva … Oh no!! Ya está aquí!

Aceptas el reto?”

Llegamos a Spain In Games con la idea hecha de que íbamos a pasar miedo. Nos habían hablado muy bien de La Guarida dentro del género terror comparando con todas las salas de miedo de la Comunidad Valenciana. No es la primera vez que hacíamos una sala de terror y nos preguntábamos… ¿cumplirá con las expectativas?

Nada más girar por la calle donde está alojada la guarida podemos sentir un ambiente y una atmósfera de tensión donde incluso te da miedo dejar el coche aparcado. Desde el primer momento te da la sensación de no querer salir del coche hasta que llegue la hora de entrar por si lo que hay fuera de la sala es más peligroso de lo que nos podemos encontrar dentro. No sabemos si será premeditada la idea de abrir la sala en esa ubicación en concreto, pero si no, viene muy bien para empezar con esa risa nerviosa.

Una vez salimos del coche, tenemos que estar a la hora exacta para que nos abran la puerta a nuestra terrorífica experiencia, ni antes ni después. En este preciso momento nos recibe un personaje un tanto peculiar, frío y no muy contento de que nos hayan enviado a la casa de su hermano para investigar esa oleada de crímenes, más bien se le veía cabreado. Nos lleva a la que será nuestra investigación durante los próximos 60 minutos y nos introduce en nuestra experiencia al instante.

Una vez dentro de esa casa solo te queda sobrevivir como mejor puedas. Desde el primer segundo ya estaba nuestro asesino haciendo de las suyas.

La ambientación de esa casa es correcta. Lo mínimo indispensable para la supervivencia de un asesino que su única motivación en este mundo es divertirse matando a sus víctimas. Nos encontramos con mobiliario que jugará un papel muy importante en nuestro recorrido por esa sala,  no hay nada más de lo necesario para que puedas seguir avanzando en la experiencia. Es cierto que vimos ciertos objetos de un material poco realista en una de las estancias de la casa que incluso es muy fácil de cambiar. Pudimos encontrarnos con varios guiños a películas de terror, una de las cosas que nos gustaron mucho y que demuestra esa obsesión de nuestro asesino por querer añadirnos a su lista de asesinados.

Con respecto a las pruebas nos vamos a encontrar desde candados con llave y de numeración, hasta algún que otro mecanismo eléctrico básico. Nos sorprendió una de sus pruebas, muy bien integrada en la ambientación y que no habíamos hecho hasta ahora. Una sala de corte clásico y donde la dificultad no reside en las pruebas, más bien son pruebas bastante fáciles e intuitivas.

La dinámica de juego está muy integrada y no hay motivo de equivoco a la hora de avanzar en la sala. Podemos decir que es una sala lineal aunque habrá algún momento que… tendréis que hacerla para descubrirlo. Se vive en un ambiente de tensión donde juegan muchísimo con la oscuridad y las luces, creemos que este es uno de los puntos fuertes de esta experiencia. Es impresionante como tienen todo super medido para que en el momento exacto esa luz u oscuridad haga que te quedes totalmente petrificado. Los sustos están muy bien pensados y muy bien medidos, nos impresionaron muchos de ellos pero en particular uno donde psicológicamente te ves desbordado, son sustos que te esperas pero que aún así sales corriendo.

La dificultad de esta sala reside en cómo gestione cada persona el miedo. Fuimos 4 personas a realizar esta experiencia y bajo nuestra opinión es el número perfecto para poder disfrutarla al 100%. Es una sala bastante grande, con muchas estancias pero que en algún momento al ser un número elevado de personas puede quitarle tensión a los mejores momentos de terror.

El final es de infarto, de esos finales en los que sales con la adrenalina por las nubes.

Para terminar queremos hablar un poco de este peculiar asesino. Desde aquí queremos darle la enhorabuena por todo el trabajo que hace dentro de esa sala, tiene super medido cada espacio, cada distancia. Se mueve como pez en el agua en la oscuridad y es algo de alabar. Sin duda alguna es uno de los puntos fuertes de la sala y el más importante de la experiencia.

Queremos dar las gracias a los chicos de Spain In Game por habernos hecho pasar una experiencia terroríficamente divertida y por el trato recibido en cada momento. Bajo nuestra opinión pensamos que, por el momento, no hay ninguna sala cercana a la zona que pueda competir con el nivel de terror que se vive en esta Guardia.

Puedes consultar la posición de esta sala en nuestro Ranking.

La Guarida

Dirección: Camino de la princesa, 47, 03550 Sant Joan d’Alacant, Alicante

Web: http://spainingame.com

Personas: de 2 a 6 personas.

Precio: 70,00€ – incremento de 10€ para 6 personas